16 de mar. de 2010

Teoría feminista

Feminismos y sistema de sexo-género

El concepto de género que aparece dentro del feminismo, permite describir los papeles, roles y actividades de mujeres y hombres que han sido establecidos en las sociedades.

Los estudios de género explican las desigualdades de los géneros desde una nueva perspectiva teórica, sacando a la luz la marginación de las mujeres, pues han sido relegadas a la esfera privada, considerándolas inferiores. Para estudiar la Teoría feminista hoy es preciso entender el concepto de género [1] .

Debido a que no existe una definición unívoca de género [2] , vemos que para algunos autores éste es una construcción cultural basada en las diferencias objetivas entre los sexos, y a partir de ahí se determina la categoría de sexo y la de género. O también, se considera género a las diferencias organizadas social y culturalmente entre lo femenino y lo masculino, siendo el sexo las diferencias biológicas entre hombre y mujer.

De este modo queda configurada la masculinidad y la feminidad en función de los diferentes modos de comportamiento, sentir y pensar, que son atribuidos socialmente a los hombres y a las mujeres. Esto pone de relieve que las jerarquías existentes, dejando a la mujer por debajo del hombre, no son naturales sino que son creadas, si no ¿por qué en las diferentes culturas cambia lo que se considera femenino o masculino? La respuesta es simple: porque es una interpretación social de lo biológico. Por otro lado, si existieran tales características de género, éstas serían universales y no lo son.

Una de las primeras antropólogas encargadas de dilucidar el concepto de género es Gayle Rubin, quien estudia las causas de la opresión de las mujeres, con el fin de conocer los elementos que sería necesario transformar para llegar a una sociedad sin jerarquías de género. Sitúa entonces la causa de la opresión no sólo de las mujeres, sino también de las minorías sexuales, en una parte de la vida social que ella denomina sistema sexo/género.

Para ello, estudia los sistemas de parentesco de Lévi [3] , y considera que el matrimonio presupone la división sexual y crea el género, así como también surge la sexualidad restringida de las mujeres. Y por otro lado, cuando se centra en el patriarcado, lo define como un sistema de relaciones políticas, sociales y económicas, donde las diferencias biológicas se convierten en desigualdad y opresión del hombre sobre las mujeres.

Rubin (1986: 95-145) define, por tanto, el sistema sexo/género como el modo en que el sexo y la reproducción humana son convertidas por las relaciones sociales de desigualdad en un sistema de prohibiciones, obligaciones y derechos diferenciales para hombres y mujeres, es decir, el sexo y la reproducción están conformados por la intervención social y se satisfacen de forma convencional.

La necesidad de distinguir entre sexo y género, tiene como fin rescatar a las mujeres del ámbito de la naturaleza al cual se las adscribía y bajo cuyos parámetros se las conceptualizaba. Con esta distinción se puede afrontar mejor el determinismo biológico y se amplia la base argumentativa en favor de la igualdad de mujeres. Por ello la teoría feminista distingue sexo y género para probar que el lugar de hombres y mujeres en la estructura social depende de la organización social y cultural y no de las supuestas diferencias biológicas.

Rubin también destaca por estudiar la sexualidad. Este término tiene en común con el género y el sexo, que está moldeada por la cultura, pero no hay que confundir su significado con los términos procreación, género ni relaciones sociales de sexo. Todo individuo posee un impulso sexual, pero la cultura determina el modo de satisfacerlo. O lo que es lo mismo, la sexualidad para los seres humanos no es instintiva, sino aprendida. Todas las sociedades controlan y regulan la sexualidad, siendo la sexualidad de las mujeres la más controlada y además más restringida.

2. Teoría feminista hoy

El feminismo surgió como una reivindicación del derecho a la igualdad como consecuencia de la existencia del sesgo androcéntrico de las éticas universales de la ilustración. El término androcentrismo es el más utilizado en la literatura feminista antropológica para referirse a la forma de producir conocimiento desde valores hegemónicos masculinos o posiciones autocentradas en el hombre como eje de la vida social.

En la actualidad existen dos posiciones en cuanto a femenino y a mujeres se refiere: una, rechaza la inferioridad natural de lo femenino y la otra, define la feminidad según características deducidas del supuesto de inferioridad natural.

Feminismo: igualdad/diferencia

El feminismo que rechaza la inferioridad natural de la mujer denuncia la situación de las mujeres dentro del patriarcado, ya que ellas aparecen marginadas e invisibilizadas. Es por ello que buscan la igualdad social y política. Pero la igualdad se ha convertido en un concepto altamente controvertido dentro del feminismo. Los problemas a resolver son los mismos, es decir, la cuestión del poder, la separación de las esferas privada y pública, la cuestión del trabajo, y la resignificación de conceptos que aún perviven dominados por estructuras patriarcales. El núcleo de todo ello es poder transformar el ámbito cultural y simbólico en otro que no implique dominación sobre las mujeres y permita a éstas libertad y subjetividad plena. Cómo hacerlo es básicamente el punto donde empiezan los diferentes enfoques [4] .

El feminismo de la diferencia afirma que definir la feminidad y las mujeres desde un código simbólico binario y jerarquizador favorece la marginalidad de ellas. El objetivo ya no es conseguir la igualdad, puesto que para las mujeres “ser igual” acabará convirtiéndose en “ser iguales a los hombres”, y ello -se dice- porque por una parte anula la subjetividad «femenina» (al moldearla sobre el modelo masculino) y por otra impide la verdadera liberación de las mujeres. Podemos hablar de tres escuelas del feminismo de la diferencia [5] :

1. El Pensamiento maternalista, para el cual la diferencia entre hombres y mujeres es de orden moral. Carol Gilligan y Nancy Chodorow son dos representantes de esta postura, quienes ponen de manifiesto la aproximación de las mujeres en las relaciones interpersonales. Unidos sus trabajos al de Ruddik, se abre una línea de investigación en torno a la ética del cuidado- explican que las mujeres tienen más aptitudes para desarrollar actitudes de cuidado respecto a los demás-.

2.Teóricas feministas francesas: su propuesta es no representar la identidad femenina, ya que toda representación será falocéntrica y masculina, es decir, estaría dominada por la razón dominante, la razón patriarcal. El potencial subversivo de la identidad femenina radica precisamente en mantenerse “descategorizada”, en alejarse de las clasificaciones solidificantes del pensamiento patriarcal. Luce Irigaray, Hélène Cixous, y Julia Kristeva, pese a sus diferencias, comparten esta posición.

3. Aquellas que piensan que lo importante son las diferencias múltiples que atraviesan la diferencia sexual: se oponen al esencialismo y argumentan que la teoría feminista debe desmantelar el concepto de “mujer” para así poder deconstruir el de “varón”. Pero para llegar a ello autoras como Judith Butler creen que es necesario acabar con la “matriz heterosexual”. La propuesta supone una proliferación transgresora de identidades sexuales y de sexualidades múltiples y cambiantes.

El debate sobre los feminismos de la igualdad y la diferencia propició la polémica: sujeto o mujer; ellas en contraste con los hombres, no son iguales en tanto que sujetos, sino idénticas en tanto que género.

La consideración de la mujer como sujeto lleva implícita la igualdad de derechos, es decir, el reconocimiento del principio de la igualdad y el derecho a la diferencia.

Se precisa un proceso de igualación entre los sexos, sobre todo, más que reivindicar la diferencia o la igualdad, se deben buscar formas no esencialistas de plantear la diferencia. La crítica al principio de igualdad universal implica considerar las diversas perspectivas de las y los diferentes.

Postmodernidad y postfeminismo [6]

¿Cómo se vincula la teoría feminista y postfeminista con la crítica postmoderna? El postmodernismo y el postfeminismo se identifican con el antiesencialismo, con lo cual rechazan la concepción unitaria y universal del sujeto. En este sentido, proponen una concepción de la persona vinculada a un contexto, una cultura y una situación social concreta. Se considera que los valores masculinos y rasgos característicos aparecen disfrazados de universalidad, por lo tanto, la particularidad femenina es despreciada o subsumida en una igualdad social masculina como es el caso del lenguaje sexista.

Ante esta dicotomía igualdad-diferencia el feminismo se propone en pensar la diferencia en términos de diversidades más que de universalidades; el feminismo postmoderno propone cuestionar dicotomías como: sexo-género, femenino masculino, diferencia/igualdad, hombre-mujer.



[1] Una de las obras seminales del feminismo, El segundo sexo (publicada originalmente en 1949), estableció precisamente el concepto de género a la hora de entender la construcción de la mujer como sujeto subordinado y oprimido. El concepto de género marcó sin ninguna duda la agenda de la tercera ola del feminismo. Con este concepto se hizo claro que la categoría de «mujer» es una construcción social que se hace sobre el cuerpo biológico femenino. De una manera rotunda esto lo expresará la célebre frase de Simone de Beauvoir en su libro El segundo sexo: «No se nace mujer, se llega a serlo». Reverter, S. (2003: 39)

[2] Otras definiciones posibles serían, Moreno y Pichardo. (2006: 143-156), y Lourdes Benería (1987:46) citada en Beltrán et al. (2001: 159).

[3] Como bien explica Calvo Buezas (2006: pp. 368-69, ) Lévi estudió las relaciones de parentesco como una forma de organizar los intercambios de mujeres en el matrimonio, la regla para ello es el tabú del incesto (piedra angular de la cultura humana), que genera el intercambio exogámico (fuera del grupo) y recíproco de mujeres así como la alianza entre grupos. El intercambio de mujeres (yo te doy mujeres, tu me das mujeres) es por tanto, signo de alianza y solidaridad humana, es decir de comunicación. En definitiva, según Lévi, la prohibición del incesto no es una prohibición de "no te acostarás con tus familiares", sino un mandamiento de "te acostarás con mujeres extrañas".

[4] Reverter, S. (2003: 42).

[5] Ibídem, pp.43

[6] Para una breve y excelente comprensión de las características generales del feminismo postmoderno acudir a la obra de Beltrán et al. (2001: 253-256).

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Se hace agradable encontrar a otra persona interesada en estos temas y que sea también de Salamanca.

Te animo a continuar escribiendo.

Silvia Mesonero dijo...

Muchas gracias por leer mi blog, espero que sea de tu agrado y te animes en seguir visitándolo.
Gracias por tu apoyo, sinceramente, se agradece.
Saludos

Anónimo dijo...

muy bonito me sirvió de mucho gracias!!!!!!!!!!!

Lilith dijo...

Interesantísimo, muy completa tu información!

Natalie dijo...

hola soy Natalie de Puerto Rico estoy muy interesada en tu material es un tema muy importante para las mujeres hoy dia pues muchas no saben ni por que las cosas son como son hoy dia estudio un bachiller en trabajo social y eh compartido tu info del blog asi que ya sabes si ves muchas visitas por aqui espero poder seguir viendo gente con que siga hablando con mucho placer y enfacis sobre este topico en particular EXITO!!!

marina dijo...

hola!era para preguntarle que teorías de genero nos encontramos... es que no me queda muy claro y lo necesito saber para un trabajo. muchas gracias y un beso :)

Silvia Mesonero dijo...

Hola, Marina,

Envíame tu dirección de e-mail y te paso una tabla con las teorías de género existentes.

Saludos

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Me pregunto si esto tiene que ver con esto:http://www.fatima.org.pe/seccion-verarticulo-617.html, de ahí salieron esas locas.Y dije lo que opinaba sobre ellas en el artículo de Feminismo radical vs Feminismo liberal.
No es que tenga algo en contra de ellas pero si en algunos puntos de su ideología marxista y no es tan ...

Anónimo dijo...

Verán , no todas las feministas siguen una buena corriente feminista, y por eso solo algunas de ellas están locas , pero mas o menos entienden el sentido ¿Verdad?y sí es una muy buena investigación, grasias.

Silvia Mesonero dijo...

Hola, anónima!!

Disculpa, pero las feministas, se inserten en la corriente teórica que sea, son mujeres, que luchan por conseguir la igualdad entre mujeres y hombres, luchan por acabar con esta sociedad patriarcal y machista en donde vivimos. Decir que la feministas están locas, es negar la labor de muchas mujeres que han sido importantes para la Historia, la Ciencia, etc, mujeres que han reivindicado nuestros derechos y libertades y han conseguido que vivamos un poco mejor que tiempo atrás. Acaso es una locura pretender acabar con los grilletes que se imponen a las mujeres por el hecho de ser mujeres?es una locura "sacar" a la mujer del ámbito doméstico, donde ha sido relegada, para que pueda desarrollar otras capacidades y habilidades en la esfera pública (mercado de trabajo, puestos directivos)? es una locura hacer entender que las mujeres tienen derecho a DECIDIR sobre su propio cuerpo?es una locura intentar acabar con prácticas inhumanas, vejatorias y dañinas contra la sexualidad femeninas, como la ablación, subordinación y docilidad, abuso sexual, imposición de matrimonios, etc, impuestas en nombre de la religión? llamas locura al hecho de que TODXS SOMOS IGUALES pero con nuestras DIFERENCIAS?llamas locura a tener respeto y considerar como iguales a aquellas personas que tienes una orientación sexual que no es la que determina dios y la iglesia?ante todo, RESPETO, hombres y mujeres puedes escoger a quien amar, basándose en sus sentimientos y su corazón, no en lo que ordene la religión. Y no hablemos del daño que ha hecho la religión a las mujeres durante toda la historia, si no lo sabes existen innumerables libros y artículos al respecto.

Silvia Mesonero dijo...

En los otros comentarios hablabas de la revolución sexual y de la interrupción del embarazo, y que no estabas a favor de ello. Te pregunto, es una locura darle a la mujer la DECISIÓN DE QUÉ HACER CON SU PROPIO CUERPO?Una mujer se puede quedar embarazada por varias causas, claro que habrá descuidos y gente que "va a lo loco" y sin pensar pero eso no implica que no se la oportunidad de poder decidir, y qué ocurre si una mujer es violada, o han fallado los métodos anticonceptivos, o el niño/a viene mal, por qué vamos a dar la oportunidad de decidir?solo se pide eso, EL PODER DECIDIR. Y respecto a la revolución sexual, te pondré algo que escribí en otro post en mi blog, http://igualdadygeneroendebate.blogspot.com.es/2010/10/la-privacion-de-la-sexualidad.html:
“Durante muchos años las mujeres han soportado estar bajo el letargo de una misoginia que incluía, entre otros muchos aspectos, la privación del placer, del descubrimiento de su sexualidad y erotismo, así como del libertinaje sexual. Las consecuencias de esta represión y sus manifestaciones han calado hondo en los comportamientos y actitudes de las mujeres y los hombres.
A pesar del movimiento de liberación femenina del siglo XX-donde comienza a situarse a la mujer en un mismo plano que el hombre, surgiendo una revolución sexual en la cual se va desechándose los tabúes sobre el cuerpo y su capacidad sexual-actualmente todavía existen mujeres que no gozan de toda la libertad sexual que les pertenece. Estas mujeres se merecen saber que la sexualidad y el placer nos pertenece y podemos disfrutar de ello, al igual que los hombres, sin sentir nigún tipo de reproche ni vergüenza.
Es importante tener en cuenta que sexualidad ha ido evolucionando a la par que la mentalidad del ser humano , y con ello sin olvidar el surgimiento del uso de la violencia utilizándola con dos propósitos: castigar prácticas sexuales que no eran aprobadas socialmente, o conseguir favores sexuales. Como indica Prescott (1975): "La violencia contra la sexualidad y el uso de la sexualidad para ejercer la violencia, particularmente contra las mujeres, tienen una profunda raíz en la tradición bíblica". Dada esta tradición es comprensible cómo las mujeres eran acusadas de tener relaciones sexuales con el diablo durante la inquisición y se les castigaba por ello; este punto es equiparable con la prostitución en la actualidad, donde las mujeres son castigadas por ser prostitutas pero sus clientes hombres no.”

Silvia Mesonero dijo...

Disfrutar de la sexualidad no es nada malo, siempre que no se haga daño a unx mismx ni a los demás. La sexualidad está ahí para disfrutar de ella y que una mujer no llegue virgen al matrimonio o tenga varias parejas sexuales durante su edad adulta, no significa que sea una puta, pues al igual que los hombres podemos disfrutar de nuestro cuerpo. El sexo es uno de los placeres de la vida, es locura disfrutar de ello?
También te quería hablar del amor, ya que en unos de tus comentarios mencionabas algo de la dignidad del amor eterno y verdadero, respecto a eso, comentarte que hay que tener cuidado con el amor romántico y eterno, las mujeres no estamos incompletas si no tenemos a un hombre a nuestro lado, y menos si no nos respeta. Asistí a un congreso de Igualdad (http://campus.usal.es/~congresoigualdad/ ), en el cual, una de las conferencias trataban el tema del amor romántico entre los jóvenes. Presentaban un estudio de género sobre lo que es el amor romántico para la juventud, se extrajeron varias creencias, de las cuales se deducen una serie de ideas que sirven como sustento a la violencia de género. Algunas de esas creencias son "El amor puede con todo", "El amor los justifica todo", "El verdadero amor es incondicional", "El verdadero amor dura siempre", etc. Sobre estas falsas creencias se sustenta la violencia de género, pues esos pensamientos pueden provocar el surgimiento de MALTRATO, AISLAMIENTO, LEY DEL AGRADO, SUBORDINACIÓN, MANIPULACIÓN EMOCIONAL, etc. El estudio (Delgado, 2011) concluye que se debe enseñar a los varones a que desarrollen más su aspecto emocional, y por otro lado, es necesario mostrar a las mujeres que tienen que ser menos tolerantes hacia los comportamientos machistas.
Por último, darte las gracias por haber aportado tus ideas y pensamientos en mi blog y haber tomado tiempo en leerlo. Y decirte que si crees que todo lo que te he puesto es una locura, pues tendré que decirte que VIVA LA LOCURA, el FEMINISMO, el RESPETO, la SORORIDAD, la DIFERENCIA y la IGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES.
Un abrazo sórico

Anónimo dijo...

HOLA SILVIA MESONERO, soy Fernada ESTOY HACIENDO UNA TESIS SOBRE EN DONDE UN CAPITULO TIENE QUE VER CON GENERO POR FAVOR AYUDAME CON LIBRO O ALGO EN DONDE SE ENCUENTRE LAS TEORIAS FEMINISTAS, PARA PODER SACAR PIE DE PAGINA TAMBIEN... SI ME AYUDAS TE AGRADECERIA MUCHO TE DEJO MI CORREO
glafer_love@yahoo.es

Anónimo dijo...

hola Silvia estoy en una maestría de trabajo social diseñando un modelo de intervención en el empoderamiento de las mujeres y estoy investigando temas de la desigualdad de genero me podrías apoyar? mi correo es gemelas18@hotmail.com. gracias

Publicar un comentario en la entrada